Larga Duración / Creo que estamos bailando

Hombre de piedra, de Axel Krygier (Crammed, 2015)
Mientras se dirigía a El Submarino amarillo, el programa radial de Tom Lupo, Luca Prodan escuchó en esa sintonía una extraña canción que, como averiguó luego, había sido compuesta y grabada por un pibe de 18 años en su portaestudio. A Luca le gustó tanto que, al tiempo, habló maravillas de Axel Krygier, el autor de aquella canción, que luego pasaría por el Parakultural e intervendría en La Portuaria, ZZK, Sexteto Irreal e, incluso, Soda Stereo, antes de dedicarse a la producción musical para obras de teatro, cine y publicidad. Recién a los 30 inició una carrera solista, que tiene como último capítulo -hasta ahora- su disco más orgánico y coherente, atribulado por las teorías de la evolución humana, pero sin por ello perder ánimo bailable.

Funkadelic, de Funkadelic (Westbound, 1970)
La fábula cósmica del P-Funk tuvo un inicio. Y fue en 1970, cuando lo que parecía ser una banda de funk derivó en la maniática creación de George Clinton y compañía: pp3_original_30310un viscoso preparado de funk, teatro, afro-psicodelia y soul que se llamó Funkadelic, el estado superior de la música negra. Con su puesta en escena, su libertad instrumental y sus largos pasajes lisérgicos, donde confluían free jazz y rock, la gran maquinaria del funk erigiría un monumento musical al que músicos negros de todas las generaciones siguen rindiendo pleitesía.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s